sina_weibo_01

Sina Weibo y la censura de internet en China

Sina Weibo (generalmente llamada Weibo) es una red social de microblogging (con una filosofía similar a la de twitter) en la que millones de personas publican contenido a diario.

Esta red social fue creada en China con el objetivo de ofrecer una alternativa a Facebook y Twitter, entre otras redes sociales, cuyo uso está censurado en dicho país desde 2009. A partir de 2012, se volvió obligatorio por parte de los usuarios utilizar su nombre verdadero en el registro.

Las publicaciones de Weibo son vigiladas, controladas y censuradas a diario, de modo que cualquier contenido sensible es eliminado rápidamente, a veces en cuestión de minutos. La red también cuenta con una lista de palabras que no pueden ser usadas en los mensajes y publicaciones, y el uso de servicios para acortar links (como goo.gl) también está vetado. Sin embargo la censura ha ido decayendo, y aunque aún existe un gran control del contenido, pueden leerse algunas críticas contra el gobierno y otras publicaciones similares.

Lejos de estar abandonada, es usada por un 30% de los usuarios de internet, con más de quinientos millones de usuarios registrados. Sin embargo, desde 2014 hay cada vez menos usuarios que se mantienen activos o se registran, ante el hecho de no poder usar un alias y la existencia de otras redes similares también Chinas (como WeChat).

Algunas personalidades afectadas por la censura de Sina Weibo son Ai Wei Wei, un artista contemporáneo; Liu Xiaobo, un escritor y activista por los derechos humanos; y Li Maizi, una activista por los derechos LGTB en China. Como ellos, otras tantos usuarios han sido censurados y se les ha negado el derecho a la libertad de expresión.

sina_weibo_02

Se cree que tanto Sina Weibo como otras alternativas similares son una forma de control de masas utilizando una de las herramientas más potentes de nuestro siglo: internet. Aunque este caso nos puede parecer extremo y algo chocante, la manipulación a través de las redes es un concepto que abarca un rango mucho más amplio, pues todos los usuarios registrados en redes sociales son (somos) susceptibles a dejarnos llevar por aquello que leemos, vemos y publicamos a diario. La gran cantidad de información que se nos presenta a diario es tal que es difícil de filtrar.

La moda de escribir mucho en poco y la simpleza de expresión, digamos, por ejemplo, en 140 caracteres, puede considerarse en sí un modo de adecuar la mente a la cultura de lo inmediato.

En conclusión, el derecho a la libertad de expresión es algo tan fundamental que, cuando vemos que es capado, nos salta cierta inquietud. Puede que sea prudente mantener ese criterio tan exigente en nuestro día a día, en nuestras redes sociales.

sina_weibo_03

A Google (también) le da igual vender la privacidad de tus hijos

No será casualidad que en estos tiempos uno de los grandes objetivos de las megacorporaciones de datos sea hacer dependientes a las insti...… Continuar leyendo